¿Conocemos la población de Casillas desde la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo XX?

HUERTANOS_TOCANDO_EL_GUITARRO

La población de Casillas tuvo que ser escasa a lo largo de la historia. Durante la Edad Media a causa de: la despoblación que sufrió el reino de Murcia tras su reconquista, ya que emigraron muchos mudéjares hacia territorio musulmán; su posición de frontera de Murcia con el reino nazarí de Granada que la convertía en una tierra poco atractiva para el asentamiento; y porque las tierras de cultivo de este territorio de la huerta eran de mala calidad por la falta de drenaje.

No será hasta el siglo XVI cuando la población de Murcia creció, al concluir la reconquista de Granada y se llevó a cabo un proceso de desecación de los almarjales de la huerta situados en esta zona de la huerta.

Estos motivos, frente a la falta de documentación y su dependencia de Puente Tocinos,  q provoca que su cómputo oficial durante el siglo XIX y principios del XX se realice dentro de esta pedanía, hacen que la población de Casillas sea difícil de calcular con exactitud hasta muy entrado el siglo XX.

A lo largo de su existencia, la mejor referencia aparece en el Catastro de Ensenada, del año 1752. Este nos ofrece una idea aproximada de la población de Casillas en el siglo XVIII. En él aparecen 86 cabezas de familia, utilizando un coeficiente de 4 miembros por familia, nos da una población de 344 habitantes, población similar a la que tenían, 17 años después, en el Censo de Aranda (1769),  La Puebla de Soto o Ceutí.

También podemos observar los oficios en los que se ocupan los casillanos. La mayor ocupación es la de los jornaleros, seguidos de los arrendadores. De siete personas no consta el oficio, pero sabemos que dos de ellas son: una de más 68 años y otra de más de 80, y cuatro son viudas.

grafico

Del censo de Aranda es imposible sacar una conclusión pues el cómputo de la pedanía se incluye en los 22634 habitantes de la parroquia de Santa María, sita en la catedral y a la que pertenecía Casillas.

En el siglo XIX debemos destacar las referencias realizadas a Puente Tocinos. Esta pedanía forma parte de las 62 diputaciones de las que constaba el extenso término de la ciudad de Murcia en el año 1835. Según Rafael de la Mancha, 30 de ellas en la huerta: 16 a la parte del Mediodía y 14 en la del Norte, y cinco villas con jurisdicción independiente: Alcantarilla, La Alberca, Beniel, Espinardo y Santa Cruz. Siendo, para el año 1889, según Díaz Cassou, 34 partidos en la huerta y 15 en el campo. Rafael de la Mancha, realiza un cálculo de 634 vecinos y 2566 habitantes, ascendiendo en el censo de 1887 a 2971, tal y como recoge Pedro Díaz Cassou.

Anuncios

Casillas, ¿desde cuándo?

Casillas 4

Elaboración propia a partir de Google Maps

Casillas se asienta en el heredamiento norte de la huerta de Murcia, limitando actualmente con las pedanías de Puente Tocinos, Monteagudo, Zarandona y Llano de Brujas. Este heredamiento surge de la división que el río Segura realiza del valle y del sistema de riego que, a partir del azud de la Contraparada, establecen las dos acequias mayores: Alquibla, que riega el heredamiento sur, y Aljufía, que riega el norte, y el conjunto de acequias menores que surgen de ellas, es decir, los cauces de aguas vivas. Este sistema se completa con los cauces de aguas muertas (azarbes, azarbetas, landronas…) que devuelven el agua sobrante al río, sirven para drenar terrenos y también para regar en la Vega Baja.

Fueron los musulmanes los que introdujeron este sistema, ampliado a partir del siglo XIII por los cristianos, que pervive hasta nuestro días, aunque excavaciones arqueológicas han puesto a la luz restos romanos en la ocupación de este territorio.

El origen de Casillas no se conoce con exactitud. La primera mención, que de ella se hace, aparece en el repartimiento de la huerta de Murcia realizado por Alfonso X el Sabio en el siglo XIII. Los términos utilizados son Casiellas o Casellas, topónimo de origen mozárabe que significa las casitas o las cabañas. Se puede establecer, según señala Robert Pocklington, por no llevar el artículo “las”, que no se trata de un nuevo topónimo de origen ni castellano ni catalán, es decir, este núcleo ya existía antes de la conquista del reino de Murcia por parte de la corona castellana. Además, conocemos que, en el siglo XIII, existía una torre junto a la acequia que pertenecía a Andrés Caruana, pero desconocemos su ubicación.

Además, es el nombre que recibe la acequia que discurre por este paraje de la huerta. A veces se denomina así al recorrido completo de la acequia que nace de la Aljufía en la actual calle Enrique Villar, cerca del teatro Circo, y otras aparece con tres denominaciones: Nelva (cabecera), Casillas (tramo medio) y Cabecicos (cola).

Hay que destacar que las tierras que configuraban el pago de Casillas eran de poca calidad, pues era una zona próxima al almarjal de Monteagudo, es decir, a una zona de agua estancada, y necesitaba la construcción de canales de drenaje para hacer productivas estas tierras.