Casillas, ¿desde cuándo?

Casillas 4

Elaboración propia a partir de Google Maps

Casillas se asienta en el heredamiento norte de la huerta de Murcia, limitando actualmente con las pedanías de Puente Tocinos, Monteagudo, Zarandona y Llano de Brujas. Este heredamiento surge de la división que el río Segura realiza del valle y del sistema de riego que, a partir del azud de la Contraparada, establecen las dos acequias mayores: Alquibla, que riega el heredamiento sur, y Aljufía, que riega el norte, y el conjunto de acequias menores que surgen de ellas, es decir, los cauces de aguas vivas. Este sistema se completa con los cauces de aguas muertas (azarbes, azarbetas, landronas…) que devuelven el agua sobrante al río, sirven para drenar terrenos y también para regar en la Vega Baja.

Fueron los musulmanes los que introdujeron este sistema, ampliado a partir del siglo XIII por los cristianos, que pervive hasta nuestro días, aunque excavaciones arqueológicas han puesto a la luz restos romanos en la ocupación de este territorio.

El origen de Casillas no se conoce con exactitud. La primera mención, que de ella se hace, aparece en el repartimiento de la huerta de Murcia realizado por Alfonso X el Sabio en el siglo XIII. Los términos utilizados son Casiellas o Casellas, topónimo de origen mozárabe que significa las casitas o las cabañas. Se puede establecer, según señala Robert Pocklington, por no llevar el artículo “las”, que no se trata de un nuevo topónimo de origen ni castellano ni catalán, es decir, este núcleo ya existía antes de la conquista del reino de Murcia por parte de la corona castellana. Además, conocemos que, en el siglo XIII, existía una torre junto a la acequia que pertenecía a Andrés Caruana, pero desconocemos su ubicación.

Además, es el nombre que recibe la acequia que discurre por este paraje de la huerta. A veces se denomina así al recorrido completo de la acequia que nace de la Aljufía en la actual calle Enrique Villar, cerca del teatro Circo, y otras aparece con tres denominaciones: Nelva (cabecera), Casillas (tramo medio) y Cabecicos (cola).

Hay que destacar que las tierras que configuraban el pago de Casillas eran de poca calidad, pues era una zona próxima al almarjal de Monteagudo, es decir, a una zona de agua estancada, y necesitaba la construcción de canales de drenaje para hacer productivas estas tierras.

Anuncios

¿Por qué el título de “pago de Casillas”?

DSC_0033   AHPM, Not. 742, fol. 796v

Quiero iniciar este blog explicando su título, pues serán muchas las personas que se preguntarán el porqué del término pago.

Este vocablo hace referencia a un pequeño núcleo de población en la huerta de Murcia. Esta palabra estaría, sobre todo, durante el siglo XIX, por debajo de partido, que es un núcleo mayor de población del que pueden depender varios pagos. Pero no existe, de forma muy clara,  una distinción entre ambos términos.

Mi elección de pago, y no senda o ermita de Buendía, viene motivado por el hecho de que, con este término, se refieren a Casillas en los documentos históricos del siglo XVII y XVIII consultados. Además, el término “senda de Casillas” aparece en el siglo XIX y el de “ermita de Buendía”  es mucho más moderno.